El ganado y el calentamiento global - Grün

El ganado y el calentamiento global

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el ganado es responsable del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Esto es más que las emisiones combinadas de todos los vehículos de transporte del mundo.

Los principales gases de efecto invernadero producidos por el ganado son el metano y el óxido nitroso.

El metano es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono, con un potencial de calentamiento global 25 veces mayor.

El óxido nitroso también es un gas de efecto invernadero potente, con un potencial de calentamiento global 296 veces mayor que el dióxido de carbono.

La cantidad de gases de efecto invernadero producidos por el ganado depende de una serie de factores, incluidos el tipo de animal, la cantidad de alimentos que come y cómo se maneja sus desechos.

Los animales rumiantes, como las vacas, las ovejas y las cabras, producen más metano que otros animales. Esto se debe a que tienen un estómago de cuatro cámaras que les permite digerir material vegetal que otros animales no pueden.

Cuando los desechos animales se dejan descomponer en campos abiertos, liberan metano y óxido nitroso a la atmósfera. Sin embargo, cuando los desechos animales se recolectan y manejan correctamente, se pueden usar para producir biogás o compost, lo que puede ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Reducir la cantidad de gases de efecto invernadero producidos por el ganado es importante para abordar el cambio climático.

Hay una serie de cosas que se pueden hacer para reducir estas emisiones, incluidas:

  • Reducir el número de ganado: Esta es la forma más efectiva de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de los excrementos de animales. Sin embargo, no siempre es posible o práctico reducir el número de ganado.
  • Cambiar la forma en que se alimenta el ganado: Alimentar al ganado con una dieta baja en alimentos que producen metano, como el maíz y la soya, puede reducir las emisiones de metano.
  • Manejar los desechos animales de manera más efectiva: recolectar y manejar los desechos animales de manera adecuada puede ayudar a reducir las emisiones de metano y óxido nitroso.
  • Usar biogás y compost: El biogás y el compost se pueden producir a partir de los desechos animales y pueden ayudar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al tomar estas medidas, es posible reducir la cantidad de gases de efecto invernadero producidos por los excrementos de animales y ayudar a abordar el cambio climático.

En general, el sector ganadero es un importante contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Hay una serie de cosas que se pueden hacer para reducir estas emisiones, pero requerirá un esfuerzo concertado de los gobiernos, empresas e individuos para marcar una diferencia significativa.

Back to blog

Leave a comment